El diamante es una piedra que simboliza la pureza y la eternidad. A menudo se utiliza en la elaboración de anillos de compromiso o anillos de sello y es una de las piedras más codiciados por los amantes de la joyería de lujo.

Oro blanco y diamantes

El oro blanco es una aleación que refleja la elegancia y sobriedad a través de su espléndido color, que nos recuerda a la plata. El oro blanco se utilizó por primera vez en la década de los 20. Este sustituto del platino, se cubre con una capa de rodio, que es el metal que le da brillo.

El oro blanco puede engrandecer cualquier piedra de color (amatista, topacio, turmalina, etc.), pero es un tipo de metal que se adapta totalmente al diamante. Se puede utilizar en el diseño de un anillo solitario o alianza.

¿Cómo elegir un anillo de oro blanco con diamantes?

En primer lugar, definir el "destino" del anillo. Si está destinado al compromiso, la opción ideal es optar por un anillo de oro blanco con un gran diamante.

El diamante central puede estar acompañada de otras piedras de colores (preciosas o semipreciosas), sin embargo es importante hacer hincapié en la elegancia. De hecho, algunas piedras pueden alterar la mezcla de sobriedad entre el oro (pureza) y los diamantes (amor eterno).
Para las alianzas de boda, lo mejor es elegir los anillos que tienen diamantes por toda la banda. Pueden grabarse iniciales en el interior de la joya para inmortalizar el matrimonio.
Ten en cuenta que el oro blanco es una aleación de metal. Por lo tanto, es más frágil que el oro amarillo y requiere un mantenimiento regular para evitar la atenuación de rodio. Para asegurar la longevidad de la joya, se recomienda encarecidamente elegir oro de 18 quilates.

Por encima de tres gramos, los anillos de oro blanco deben estar marcados con dos características distintivas. La primera es la garantía de su composición, mientras que la segundo indica la identificación del profesional que hizo la joya.

Oro blanco y diamantes para un anillo de compromiso

El anillo de compromiso es una muestra de amor y simboliza la promesa de una unión. No se han establecido reglas para la selección del anillo, sino que se basa en ciertos criterios. En general, el anillo se engarza con un diamante, símbolo de la pureza, la sinceridad de los sentimientos y la estabilidad de la relación.
El futuro novio elige un anillo de oro blanco con un diamante para representar la decisión del compromiso. El alto precio de la piedra preciosa simboliza la importancia del amor que siente por ella. Estéticamente, el oro blanco resalta el brillo del diamante.

La combinación sutil de oro blanco y diamantes evoca la elegancia y solidez. Es mucho más caro que el oro amarillo puro y es muy estético. Es aconsejable elegir el oro blanco aleado con rodio que permanecerá brillante durante más años sin mantenimiento. El uso de platino previene los arañazos en los anillos.

Oro blanco y diamantes, ¿cómo elegir una buena calidad?

El oro blanco es una aleación de 75% de oro amarillo y 25% de plata, níquel y zinc. De hecho, no es completamente blanco, es ligeramente amarillo.

Al elegir un anillo en oro blanco y diamantes para un compromiso, se recomienda tener en cuenta cuatro criterios para determinar el valor y la calidad de un diamante. Estos son los llamados 4Cs: corte, quilates, claridad y color. Es conveniente observar estos criterios y tienen que ser incluidos en el certificado del anillo si la piedra pesa más de 0,4 quilates.

El color del diamante se expresa en letras de la D a la Z, en orden descendente. D es el menos colorido y por lo tanto tiene un precio más alto.

La pureza se expresa en IF. Cuando no hay defecto es visible bajo el microscopio con x10 de aumento, se dice que el diamante es absolutamente puro.

Share on:
GERD VAN DE VEL