La compra de joyería es una inversión importante que implica una decisión de compra inteligente, informada y racional. A continuación, encontrarás la información principal que debes saber antes de comprar una joya de diamantes.

Conocer las 4Cs

Las características de los diamantes se definen con las 4Cs:  quilates, corte, color y claridad. Estas propiedades dan una idea de la calidad del diamante y su valor intrínseco.

El peso de un diamante se mide en quilates, cada quilates tiene 100 puntos y un quilate equivale a 0,20 gramos. Aunque el diamante más grande no tiene que ser el más caro.

A diferencia de la forma (princesa, marquise, radiant, oval o esmeralda), el tamaño se refiere a la proporción de la piedra. Un diamante bien cortado estará más vivo; ofrecerá el mayor brillo y tendrá mayor resplandor.

El color es el único componente de las 4Cs impuesto por la naturaleza. El prestigio de un diamante depende de su color (incoloro). Los colores E, D y F son muy raros.

La claridad está influenciada por la presencia de inclusiones, debido a la presencia de trazas de materiales naturales.

Cuando compras un diamante, tienes que tener en cuenta la totalidad de las 4Cs. Sin embargo, no importa si el diamante es grande o pequeño, el corte sigue siendo el factor más importante a la hora de conseguir el brillo y la belleza de un diamante.

El Certificado

El certificado emitido por un laboratorio gemológico reconocido e independiente proporciona pruebas formales por escrito de las cualidades de un diamante. El certificado es la identificación del diamante. En él se ofrece un resumen preciso de los puntos atribuidos al diamante para cada una de las 4Cs y es por tanto una representación de su valor. Certificados emitidos por GIA, HRD y IGI poseen el mismo valor.

La forma

La forma de la piedra es una cuestión de estilo y gusto personal. Existen diferentes formas de piedra que se adaptan a todos los gustos: redondo, princesa, oval, pera, o marquise.

El montaje y el ajuste  juegan un papel muy importante, pero la superficie visible desde la parte superior es el factor clave. Un diamante pulido de un tamaño razonable, y certificado por un laboratorio como "muy buena" o "excelente" será una gran elección.

Brillo y belleza

La capacidad de reflejar la luz es una característica que contribuye al brillo, luminosidad y belleza de la piedra. A través de su brillo, la gema cobra protagonismo, mostrando todo su esplendor. La joyería ensalza al diamante y añade un toque final que revela su elegancia y encanto natural.

En el sitio web de BAUNAT, encontrarás una selección de joyería de calidad con diamantes, ya se trate de un collar, un anillo o un par de pendiente. Los expertos BAUNAT están a tu disposición para responder a todas tus preguntas.

Share on:
ALESSIA PREVIATO