En otros posts, hemos analizado los diferentes engastes a la hora de elegir una joya de diamantes, por ejemplo, el engaste en garras, en bisel o el engaste en tensión.

Profundizamos en el engaste en bisel, o boquilla, y lo ideal que es este engaste para utilizar en pendientes de diamantes si eres una persona muy activa.

¿Cómo es el ajuste en bisel?

El engaste en bisel es probablemente tan conocido como el tradicional engaste en garras. 

Se trata de un borde metálico delgado que rodea la piedra y cubre ligeramente sus bordes. La piedra se apoya en una repisa que se forma en los lados del metal. Es el engaste más seguro de todos, si tienes miedo a dañar o perder la piedra con el tiempo, con este diseño está protegida con el borde de metal.

¿Por qué elegir este engaste?

Como se comentó, es el engaste perfecto si tienes miedo de perder la piedra, y además evita golpes accidentales al diamante, o incluso que el diamante en sí dañe algo más que entre en contacto con él.

El engaste en bisel protege al diamante de los accidentes diarios, y al estar menos elevado el diamante, no se engancha con tanta facilidad. Esto se aplica a los anillos, pero también a los pendientes de diamantes o colgantes. Esta característica, dependiendo de tu trabajo, es otra gran ventaja que podría llevarte a elegir este engaste.

Simple, delicado y contemporáneo, y cada vez está más de moda.

BAUNAT recomienda este engaste en los pendientes de diamantes, la experiencia nos ha demostrado que las mujeres tienden a no cambiar los pendientes muy a menudo, prefiriendo modelos más versátiles para su uso diario. En este caso es cuando el engaste bisel es ideal, porque protege al diamante a largo plazo de las circunstancias del día a día, más que cualquier otro tipo de engaste.

BAUNAT ofrece una amplia gama de piedras que se engastan en bisel, como pulseras, colgantes, anillos de compromiso y por supuesto pendientes de diamantes.

Share on:
GERD VAN DE VEL