Un aniversario de boda no puede pasar desapercibido, y si es de diamantes con más razón. Sesenta años de matrimonio es un evento especial y merece un regalo maravilloso. Un bonito detalle sería volver a sorprenderla con un nuevo anillo de diamantes, en concreto pensamos en un anillo solitario clásico. Es como revivir de nuevo la propuesta de matrimonio.

Bodas de diamante: la historia

Antes de comprar un anillo solitario, vamos a por un poco de historia. ¿Por qué le llamamos a un matrimonio de 60 años como Bodas de Diamante? Si miramos atrás, vemos que hace años había que estar casado durante 75 años en lugar de 60 años para hablar de un aniversario de bodas de diamante.

En 1897, cuando la reina Victoria gobernó durante 60 años, llamó a este evento su Jubileo de Diamante. Un evento memorable, ya que nadie jamás había celebrado tanto tiempo en el trono de Inglaterra. A partir de entonces, cada vez más parejas comenzaron a celebrar su “jubileo de diamante” cuando llevaban casados 60 años. Las Bodas de Diamante son un momento de celebración, y 75 años eran demasiado años de espera. De esta manera todo el mundo podría celebrar su jubileo de diamante antes, y por supuesto, junto con una joya de diamantes.

Un anillo solitario como regalo

El aniversario de las bodas de diamante da pie para un regalo de diamantes. Básicamente puedes sorprenderla con cualquier joya de diamantes, pero un anillo solitario clásico sigue siendo muy simbólico. Es como volver a poner el anillo de compromiso en su dedo. Quizá en su momento el presupuesto no era demasiado alto para comprar un diamante más grande, pero ahora quizá sí. Porque después de tantos años de matrimonio, con todos los altibajos, ella se merece sólo lo mejor.

Por supuesto que no hay que esperar al aniversario número 60. Puedes sorprenderla con una joya de diamantes en cualquier momento. Cada aniversario es una ocasión especial para comprar diamantes.

¿En busca de un anillo solitario? No dudes en echar un vistazo a nuestra extensa colección de anillos de diamantes.

Share on:
GERD VAN DE VEL