La popularidad en todo el mundo y el precio de los diamantes de colores han ido en aumento durante un tiempo y esto es principalmente debido a su escasez, pero también gracias a los inversores asiáticos. De acuerdo con la Fundación de Investigación del Fancy color (FCRF) - la organización no lucrativa de los diamantes de colores - los diamantes de colores aumentaron su demanda en un promedio de 157.4% entre 2006 y 2014. En comparación, durante el mismo período, la demanda de diamantes incoloros aumentó "sólo" un 62.4%. Los asiáticos son grandes seguidores de tendencias. Por lo tanto, no es de extrañar que en la actualidad sean el mayor consumidor de diamantes de colores en general y de la variedad rosa en particular. China y Hong Kong representan el 40% de la demanda mundial.

Fuera de Asia, los diamantes de colores se ven principalmente como una interesante inversión, pero a los asiáticos les gusta usarlos para sobresalir o darlos como regalo. En China, por ejemplo, las parejas visitan a un joyero para comprar un diamante de colores para la mujer y, finalmente, compran un pedazo para ella y otro para él. Los hombres chinos adoran los diamantes de colores, y creen que un diamante blanco es demasiado femenino y eligen siempre los colores más masculinos.

Sotheby’s en Hong Kong, vendió algunos de los diamantes de colores más impresionantes a los largo de los últimos años, incluyendo un diamante de color rosa púrpura de 8.41 quilates por una cantidad récord de 17.77 millones de dólares estadounidenses. Cabe destacar que no sólo los súper-ricos de Asia compran diamantes de colores, la clase media también ve los diamantes de colores como una interesante inversión. Por ésto, la democratización del mercado de los diamantes es un hecho.

Share on:
GERD VAN DE VEL