Elegante y sobrio, un solitario de diamante es la primera opción al elegir un anillo de compromiso. Sin embargo, es necesario centrarse en la calidad, así como en sus diferentes características, con el fin de tener la belleza deseada.

●    La elección correcta de los quilates

El peso del diamante se expresa siempre en quilates. Este término proviene de las semillas de algarrobo que fueron utilizadas para pesar los productos más valiosos en la antigüedad. 1 quilate es igual a 0,20 g.
Por supuesto, un par de quilates de diamantes harán feliz a cualquier mujer, aunque es necesario tener en cuenta las características de la mano de la futura novia. Una piedra relativamente pequeña encajará con dedos delgados, si la mano tiene dedos largos es preferible elegir un diamante de dimensiones más grandes.
A igual calidad, el precio de un diamante solitario dependerá de su peso. Cuanto mayor sea el peso del diamante, mayor será el precio.

●    La elección del color del diamante

Los diamantes que no tienen rastro de la reflexión de color amarillo son los más raros y muy caros. El color de esta piedra preciosa se define por las letras D a la Z. A partir de la letra M, el diamante puede ser descrito como "color intenso" y su precio es significativamente menor que las piedras definidas con la letra D. Es imprescindible conocer la calidad de una piedra, para definir con precisión el metal en el que se combinará el anillo.

El oro amarillo requiere diamantes que no sean de color D, ya que el color del metal se refleja en la piedra. Por el contrario, para un anillo de oro blanco, es esencial elegir una piedra de alta calidad, sin tinte amarillo. Para reducir el costo, podemos elegir los diamantes de color H para un anillo de oro amarillo.

●    BAUNAT: la mejor relación calidad/precio

BAUNAT se ha comprometido a que los diamantes de su boutique online tengan la mejor relación calidad/precio. Si quieres conocer la calidad de los productos antes de la compra, puedes pedir cita con un experto BAUNAT y comentar tus ideas. 

 

Share on:
GERD VAN DE VEL