¿Qué son los diamantes y cómo se forman?

Los diamantes son absolutamente únicos en el ámbito de las piedras preciosas por varias razones.

Los diamantes están compuestos por un solo elemento químico: carbono. Que difiere considerablemente de todos los otros minerales que se componen de al menos dos elementos.

Pero lo que hace a un diamante ser un diamante son dos cosas:

  1. Su estructura cristalina: la forma en que los átomos de carbono están dispuestos, colocados repetidamente a lo largo de la red cristalina
  2. El diamante se forma en condiciones de presión y temperatura extremas, en la profundidad  del manto superior de la tierra, entre 140 y 190 kilómetros por debajo de la corteza terrestre; y se necesita una cantidad exacta de presión - entre 45 y 60 kilobares - y alta temperatura - 900° a 1300°  - para formarse realmente como un mineral.

Una vez formados, los diamantes son llevados a la superficie a través de la actividad volcánica. Pueden ser de aluvión que significa que los diamantes fueron transportados a través de la erosión, y por lo tanto pueden ser encontrados en lechos de ríos o en el mar, por ejemplo, a lo largo de la costa de Namibia. O como más comúnmente conocemos, alrededor de chimeneas de diamantes, por ejemplo, en los territorios del noroeste de Canadá, Botswana, Sudáfrica y Australia.

Otro hecho sorprendente de los diamantes, es que los diamantes más antiguos que se han encontrado, hasta la fecha, son en realidad de hace de miles de millones de años y el más joven, si podemos usar este término, tiene alrededor de 600 millones de años ...

Datos interesantes

  • Es el mineral más duro con un ranking de 10 en la escala de Mohs y por lo tanto sólo puede ser rayado por otro diamante. Esta dureza hace que el diamante sea el material perfecto para el corte y pulido.
  • Su brillo es diamantina, que en realidad significa "parecido a un diamante en brillo o dureza".
  • Solo el 30% de todos los diamantes descubiertos se consideran de calidad gema. El resto se utiliza para fines industriales.

Los diamantes de Amberes han sido conocidos desde hace siglos, en primer lugar porque la ciudad de Amberes siempre ha sido un importante centro de comercio de todo tipo de productos y en segundo lugar, pero lo más importante, porque Amberes ha estado en el centro del comercio internacional de diamantes desde el siglo XV, de hecho, el primer registro escrito encontrado de un comercio de diamantes en Amberes es del 1447.

Los diamantes de Amberes son también muy conocidos por su excelencia, en términos de los procesos técnicos utilizados para cortar un diamante. Los diamantes de Amberes son el símbolo del conocimiento y del detalle técnico que ha sido desarrollado por cortadores y pulidores y la ciudad sigue siendo hoy en día conocida por su cadena de suministro ético y empresas fiables.

Baunat presenta elegantemente la singularidad de los diamantes de Amberes a través de una variedad de diseños. Su línea Classic es refinada y sutil, con joyas que se fabrican íntegramente en Bélgica y diseñadas por el equipo creativo interno de BAUNAT, por lo que es aún más inspiradora y atractiva.

Share on:
GERD VAN DE VEL