Los anillos de diamantes son principalmente para las mujeres. Sin embargo, esto no quiere decir que los hombres no puedan usarlos. Hay muchos diseños y estilos que se adaptan a su personalidad y que son muy sofisticados. Estos son algunos consejos de cómo un anillo de diamantes puede proyectar la masculinidad:

Sutil

Menos es más. Un anillo de diamantes sutil tendrá un efecto máximo. Por ejemplo, es mejor que el diamante sea de menos de 1 quilate. Si quieres un anillo con varios diamantes, busca un engaste delicado, así la imagen será más masculina. Todo anillo llama la atención, pero no tiene que ser pretencioso.

Elige color

Los diamantes de colores (y/o piedras preciosas) estuvieron muy de moda entre las mujeres, pero en la actualidad, los hombres también se fijan en estos modelos. Elige un color masculino, por ejemplo los diamantes negros, aunque los amarillos también son una gran elección.

Diseño único

Para los hombres, el diseño de un anillo de diamantes puede ser extraordinario. Darle un toque único y crear una versión propia del clásico anillo de la eternidad, colocando diamantes solo en la mitad de la banda. Esto le dará al anillo una apariencia masculina.

Materiales naturales

Para añadir un toque masculino, puedes agregar materiales naturales como el palisandro o el bambú. En la actualidad, este tipo de diseños son muy populares entre los hombres, por el contraste entre glamour y robustez.

Forma y metales preciosos

El anillo cuadrado es una alternativa al tradicional anillo redondo. Si se agrega un diamante a su forma estructurada, destacará todavía más. La mayor parte de los hombres eligen los metales preciosos tradicionales, como el platino, oro amarillo o blanco, aunque cabe destacar los anillos de diamante de oro rojo, un acierto asegurado.

Los diamantes son siempre buena idea, incluso para los hombres. Ellos optan cada vez más por una alianza de boda de diamante o un anillo de diamantes como accesorio. En BAUNAT tenemos una gran colección de anillos de diamantes, que también se pueden personalizar.

Share on:
GERD VAN DE VEL