Piedras preciosas de colores y sus propiedades curativas

A menudo se cree, en particular cuando se trata de minerales de colores, que tienen poderes curativos y que pueden traer al portador tanto energías, como experiencias positivas o negativas.

Hay muchos sitios web que ofrecen información sobre las propiedades de la mayoría de las piedras preciosas que se han encontrado, incluyendo cómo usar la piedra y en qué parte del cuerpo debe colocarse. Proporcionan información interesante, diferente a los datos científicos estándar disponibles sobre estas piedras.

Generalmente, estas propiedades tienen que ver con el color de la piedra y no con la familia de la piedra. Por ejemplo, la amatista y el citrino provienen de la misma familia, el cuarzo, pero se dice que tienen propiedades diferentes.

A la amatista se le atribuye el traer la calma, el equilibrio y la paz, y llevar a la prosperidad y la abundancia. Al citrino, se le otorga ser una piedra alegre, como un sol, que trae calidez y luz.

Elegir una piedra preciosa de color para un bonito anillo solitario de colores 

Al considerar la compra de un anillo solitario, se puede pensar fuera de lo común y optar por el color, y en particular, por las piedras preciosas de colores distintos a los diamantes.

Nos gustaría proponer dos en particular: el zafiro y el rubí.

Al igual que con el ejemplo mencionado anteriormente, tanto los zafiros como los rubíes forman parte de la misma familia, Corindón, pero son muy distintos, y sus propiedades curativas son muy diferentes.

●Los zafiros y su azul celestial: desde el principio de los tiempos hasta hoy, los zafiros –gracias a su fabuloso matiz– se creía que traían protección, riqueza y espiritualidad. También han sido siempre considerados un símbolo de poder y fuerza, así como de bondad y de sabiduría.

Elegir un zafiro como la piedra central para un anillo solitario es un clásico maravilloso. Destaca de una manera maravillosa si es engastado en oro blanco o amarillo. Por supuesto, hay diferentes tonalidades de zafiros, desde el azul profundo a un púrpura o un azul más claro. Elijas la piedra que elijas para colocar en un anillo solitario, siempre se verá fantástico.

●Rubíes y la “sangre real”: el rubí siempre ha sido considerado una piedra de nobleza, y debido a su color rojo brillante, ha sido reverenciado a lo largo de la historia por diferentes culturas como un talismán de pasión, prosperidad y protección.

Elegir un anillo solitario con un rubí, sería una exquisita alternativa a los diamantes de colores. Es el color de la pasión y ya sea el día de San Valentín o no, es el regalo perfecto para alguien que ama las piedras intensas y ardientes.

BAUNAT tiene una colección encantadora de los anillos de compromiso y solitario, que se engastan con deslumbrantes zafiros y rubíes.

Share on:
GERD VAN DE VEL