El modelo y el engaste son dos factores que se deben considerar al elegir un anillo de diamante solitario. Pueden ejercer una fuerte influencia en el diseño del anillo y darle un valor al diamante, que simboliza el amor del futuro novio.

Modelos

El metal y el diseño son importantes al elegir un anillo. Pensando en las preferencias de la futura novia, el novio tiene que elegir entre platino u oro blanco, amarillo, rojo o negro.

El modelo puede ser clásico o tener un diseño más complejo. En algunos casos también se puede optar por un anillo Trilogy. Este estilo se diferencia del clásico anillo solitario porque tiene tres diamantes que simbolizan el pasado, el presente y el futuro.

El diseño del modelo de Toi&Moi es adecuado para dos diamantes. La diferencia con el diseño del anillo Trilogy, es que simboliza la relación entre dos almas.

Algunos anillos solitarios también tienen el diamante central rodeado con pequeños diamantes y/o piedras preciosas. Este tipo de modelo se conocen como 'halo'.

El engaste

El engaste implica la colocación del diamante en el anillo. Puedes elegir entre una gran cantidad de configuraciones: de chatón, engaste de tensión, en riel, engaste en bisel, engaste en canal, pavé, engaste catedral y en racimo.

El ajuste de chatón es la configuración más común para los anillos solitario. Esta configuración hace hincapié en el valor del diamante central y acentúa su brillo.

Otra configuración original es el engaste a tensión, donde el diamante parece que está flotando. Con esta colocación, el diamante se expone a la luz y llama mucho la atención.

El engaste en bisel es perfecto para las mujeres que tienden a llevar su anillo de compromiso en su día a día. El diamante se apoya de forma continua, y está mejor protegido que en un anillo con un engaste a tensión.

Share on:
GERD VAN DE VEL