En tiempos de crisis - como los que estamos viviendo en este momento - los inversores prefieren apostar por las inversiones “materiales”, como el oro y los diamantes. En periodos de incertidumbre, estas inversiones no son sólo económicamente interesantes, sino también moralmente responsables. Inviertes en belleza y el lujo, y los diamantes te permiten poseer algo valioso. Todo el mundo sabe el lema: Los diamantes son para siempre. Esto demuestra que los diamantes tienen un atractivo atemporal y siempre son populares.

Aunque el diamante y el oro se presentan juntos en la joyería, como materias primas tienen una estimación completamente diferentes. Un diamante es una pieza única y heterogénea, con sus propias características específicas, mientras que el oro es homogéneo y se puede estimar como materia prima. Los diamantes, así como el oro, son asociados con la riqueza, el prestigio y la clase, conservando en tiempos de crisis su popularidad entre los inversores. Siempre habrá demanda de diamantes, por lo que seguirán aumentando su valor.

Además un diamante es simplemente bonito para tener y cuidar. Al comprador no sólo le atrae el valor, sino también su atractivo, y precisamente eso hace que un diamante sea único. Esta es una cualidad que otro tipo de inversiones, tales como acciones y obligaciones, no tienen.

¿Estás pensando en invertir en diamantes? ¡Entonces has venido al lugar correcto! Estamos a tu disposición para guiarte en la búsqueda de la inversión perfecta en diamantes.

Share on:
GERD VAN DE VEL