En el pasado, las joyas grandes eran tendencia como forma de declaración de amor. ¡Cuanto más grande, mejor! Pero los tiempos cambian y la joyería sobria es cada vez más y más popular. Pequeños y  “discretos” complementos, como pulseras, collares y pendientes son el toque final para un vestido de novia. Ahora la atención se centra en el vestido de novia y el anillo de compromiso. Menos es más, pero eso no quiere decir que haya que olvidarse de los diamantes y las perlas. ¡Todo lo contrario!

Una vez elegido el vestido de novia, es hora de ir en busca de la joya perfecta. A las novias les encantan los collares y los pendientes. “Menos es más” puede ser la nueva tendencia, pero eso no quiere decir que no se puede llevar una pieza extravagante de joyería. Para elegir un collar, es muy importante combinar el tipo de collar con el escote de vestido de novia. Una gargantilla llena de diamantes y/o perlas es perfecto para combinar con un vestido sin tirantes, pero es mejor llevar un collar fino con un vestido de cuello en V o un escote en forma de corazón. Los pendientes de diamantes pequeños o las perlas tradicionales son una buena opción cuando se quiere optar por lo más sofisticado. Si tu vestido de novia es sencillo, quizá una pieza de joyería más extravagante sea la combinación perfecta, pero si quieres que el vestido sea el protagonista, quizá es mejor optar por piezas de joyería más sencillas.

Descubre nuestra colección de collares y pendientes de diamantes.

Share on:
GERD VAN DE VEL