La idea de dar un anillo como signo de compromiso no es nueva. En la época romana, el hombre entregaba a su amada un anillo de compromiso de hierro, más tarde fue de oro. Después de los romanos, esta tradición no continuó, hasta que esta costumbre resurgió de nuevo en el siglo XII. Todos los matrimonios tenían lugar en la iglesia, y los hombres se vieron obligados a dar su futura esposa un anillo. Por otra parte, el período de espera entre el compromiso y el matrimonio también se originó a partir de ese período. Los aristócratas daban un anillo de compromiso lujoso a sus futuras esposas, de esta manera empezaba la cuenta atrás para el 'gran día'.

Y mientras que los anillos de compromiso han sido tradición desde hace siglos, los diamantes se añadieron hace muy poco tiempo. Los diamantes son muy raros, y eran sólo para los extremadamente ricos en aquel entonces. El anillo de diamantes que el archiduque Maximiliano de Austria dio a María de Borgoña en 1477, fue un adelanto a su tiempo. Después de este anillo de fama mundial, no fue sólo hasta finales del siglo XIX cuando se empezaron a entregar anillos de compromiso de diamantes, volviéndose populares. En la década de 1870, los mineros descubrieron grandes filones de diamantes en Sudáfrica y nació la comercialización de diamantes. Comenzó el auge de las joyas de diamantes en general, así como el anillo de compromiso de diamantes. ¡Grande, más grande, el más grande! A las mujeres se le comenzó a pedir la mano con anillos de compromiso caros y exquisitos. Un gran diamante, para mostrar al mundo que ella estaba comprometida.

Cada vez son más las parejas que ven un anillo de compromiso de diamantes como una inversión rentable e incluso, comparten los costos en la compra del mismo. El anillo de compromiso de diamantes, en cualquier forma, sigue siendo el símbolo del amor. Un hombre que se arrodilla y le pide a su amada que se case con él, al tiempo que le entrega un gran diamante ... es lo más bonito que hay, ¿no es así? Los diamantes son para siempre y así será el matrimonio. Todo comienza con el anillo correcto. Nosotros en BAUNAT tenemos una exquisita colección de anillos de compromiso de diamantes.

 

Share on:
GERD VAN DE VEL