Los diamantes vienen de lo más profundo de la tierra, donde se forman a través de un proceso geológico increíble, y luego son transportados a la corteza terrestre donde son encontrados por el hombre.

Pero en algunas culturas antiguas, como en la antigua Grecia, se pensaba que los diamantes eran lágrimas de los dioses y por lo tanto venían de los cielos.

Los Beatles incluso escribieron una hermosa canción en 1967 llamada "Lucy in the sky with Diamonds", que hizo que la gente soñase que las estrellas eran diamantes brillando en el cielo.

Una estrella con un núcleo de diamante

Bueno, es posible que no fuese solo un sueño, ya que los científicos hicieron un descubrimiento increíble y alucinante, cuando encontraron una vieja estrella cuyo corazón de carbono se había comprimido y cristalizado formando un diamante cósmico.

El descubrimiento se hizo en el Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica, y el nombre científico de la estrella es BPM 37093, pero los astrónomos en realidad bautizaron a la estrella como «Lucy», en honor a la canción de los Beatles.

Lucy se encuentra a 50 años luz de la Tierra, en la constelación llamada Centaurus. Tiene 2.500 millas de ancho y pesa 5 millones de billones de trillones de libras. ¡En quilates serían 10 mil millones de billones de billones de quilates! Literalmente se necesitaría una lupa del tamaño del sol para poder evaluar este diamante.

Pero, ¿qué es realmente?

Este diamante gigantesco es en realidad una enana blanca cristalizada, donde el núcleo de carbono caliente que queda una vez que la estrella ha consumido su combustible nuclear, ha muerto. Este núcleo está hecho principalmente de carbono y está recubierto con una fina capa de hidrógeno y gases de helio.

Durante más de 40 años, los científicos habían pensado que los núcleos de las estrellas se cristalizaban cuando morían, pero nunca habían obtenido pruebas directas de este proceso hasta el descubrimiento de esta estrella.

¿Te gusta la idea de  tener un pedazo de estrella como anillo de compromiso? Bueno, dicen que dado el tamaño del diamante, incluso si se combina la riqueza de Trump y Gates, ¡todavía no sería suficiente para pagarlo!

Pero nos hace soñar un poco y nos preguntamos si sería posible tener un pedacito de estrella en el dedo.

Mientras tanto, en BAUNAT tenemos una magnífica selección de anillos de compromiso para que tus deseos se hagan realidad, si estás buscando el clásico anillo de compromiso solitario o un diseño más sofisticado, tenemos un amplio catálogo online donde puede ver todos nuestras colecciones.

Share on:
GERD VAN DE VEL