El corte del diamante es el paso en el proceso de producción que convierte un diamante en bruto en una joya asombrosa. Esto es un arte altamente especializado y requiere la precisión de un experto. Un cortador con experiencia tiene el conocimiento y las herramientas para cortar el diamante de tus sueños.

Echa un vistazo a nuestra extraordinaria colección de alta joyería ahora.

¿Cómo funciona esto exactamente?

Vamos a echar un vistazo tras bambalinas. Antes de cortar cualquier diamante, se decide la forma. ¿Qué forma prefieres? Redondo, princesa, cushion, en forma de pera u oval, ... El diamante es el mineral más duro y por lo tanto sólo puede ser cortado por otro diamante. En la actualidad, la mayoría de las herramientas de corte son parcialmente mecánicas, tales como los discos cubiertos con polvo de diamante. Los láseres por ejemplo, se utilizan para la escisión y el torneado o redondeado. El proceso completo se divide en 5 etapas: planificación, escisión, desbastado, pulido e inspección. Es un proceso que consume tiempo, ya que esto determinará el valor final de la piedra en bruto.

Hermosos diamantes redondos - BAUNAT

Las 5 etapas de corte de un diamante

Durante la fase de planificación se trata de encontrar la forma óptima para que la piedra en bruto consiga maximizar sus características. Una máquina Sarin determina las dimensiones de la piedra en bruto con el fin de mostrar las mejores opciones de corte en 3D.

Un anillo de la colección de Alta Joyería de BAUNAT

Haga click en la imagen para ver la joya.

Si se quiere cortar una piedra en bruto en varios diamantes más pequeños, entonces la piedra en bruto necesita ser dividida en partes más pequeñas. El diamante se divide con sierras mecánicas y láseres. Las piezas separadas se redondean después de la escisión, a esto se le llama torneado o redondeado. Dos diamantes en bruto se colocan en direcciones opuestas de un eje de giro. La fricción generada entre estos dos diamantes redondea ambas piedras.

El desbastado este un paso muy importante ya que decide la apariencia y el brillo del diamante pulido.

En este punto ya es posible crear las facetas. El pulido se divide en dos etapas: desbastado y facetado. En el desbastado se deja la piedra próxima a las proporciones deseadas. Este es un paso muy importante, si no el más importante, ya que decide la apariencia y el brillo del diamante pulido. Finalmente se tallan las facetas definitivas que va a tener la piedra y se pulen hasta obtener superficies totalmente lisas y brillantes.

Por último, la piedra pulida es inspeccionado para asegurar el cumplimiento de la normativa internacional. Ten la seguridad de que en BAUNAT sólo seleccionamos los diamantes de la más alta calidad. Nuestra experiencia garantiza el brillo vivo de su diamante

Share on:
GERD VAN DE VEL