Las 4C’s son los criterios que permiten a los gemólogos evaluar una piedra fina o una piedra preciosa, por ejemplo, un diamante. El 4 representa el número de criterios, y la letra C es una referencia a la primera letra de cada criterio (en inglés). El valor y la belleza de una piedra preciosa depende principalmente de estos cuatro criterios.

Primer criterio: Quilates (Carat)

La unidad de medida para pesar piedras preciosas es el quilate (ct). 1 quilate corresponde a 100 puntos y 0.2 gramos. También es muy importante saber que el tamaño de un diamante no depende del número de quilates, ya que sólo reflejan su peso. Encontrar diamantes de más de 1 quilate es muy raro, y esto justifica el precio más elevado de esos diamantes. En BAUNAT, se pueden encontrar anillos de diamantes de 0.30, 1.25 y hasta 3.00 ct.

Segundo criterio: Claridad (Clarity)

Uno puede describir un diamante como "puro", cuando no tiene imperfecciones dentro ni fuera. Sólo un experto puede detectar si un diamante es puro, usando una lupa con suficientes aumentos o un binocular. Este último es un microscopio especial empleado por gemólogos para el análisis de las piedras preciosas. Con estos aparatos se puede señalar la localización exacta de las inclusiones potenciales, para analizar la forma, el color y el tamaño del diamante. Los diamantes se clasifican en diferentes niveles en función de su pureza. FI, sin defectos e IF, sin defectos internos, son los más altos niveles de pureza que se pueden atribuir a los diamantes de la mejor calidad.

Tercer criterio: Color (Colour)

El color de un diamante se divide en diferentes categorías de D a Z. Un diamante más incoloro será de mejor calidad. Un diamante con un tono perfectamente incoloro pertenece a la categoría D. Los diamantes en tonos de gris, marrón o amarillo, por otra parte están asignados al nivel Z. También existen diamantes de color Fancy (colores de fantasía) como el rojo, verde, azul, negro o púrpura, pero estos son muy raros y su valor es inferior a un diamante incoloro.

Último criterio: Corte (Cut)

El corte de un diamante puede variar de un modelo a otro. Una vez cortado, el brillo del diamante se magnifica aún más. Un diamante cortado tiene diferente cantidad de facetas, dependiendo de la forma. Estas facetas son equilibradas uniformemente entre la corona y la punta inferior de la joya. También deben ser asimétricas y proporcionales a la altura de la corona.

Share on:
GERD VAN DE VEL