Todos sabemos que son las 4Cs (quilates, color, claridad, corte). Determinan la calidad de un diamante, pero el corte es considerado como el más importante. Especialmente para la compra de un anillo solitario, cuando el diamante es el auténtico protagonista del anillo. El corte es de hecho responsable de la brillantez. Por lo tanto, un buen corte puede dar un aspecto impresionante a un diamante de menor calidad. Porque, seamos honestos, todos queremos un anillo solitario que brille mucho.

La diferencia entre el corte y la forma

Es interesante notar que el término "corte" se utiliza de dos maneras diferentes. Muchos utilizan el corte cuando se describe una forma de diamante, por ejemplo, un anillo de corte princesa solitario. Aunque el término se utiliza comúnmente en este modo, no es realmente correcto. La verdadera definición de corte no es la forma de diamante, es el tamaño, el pulido y la simetría de un diamante.

Cuando un especialista evalúa la calidad abrasiva de un diamante, se refiere a tres aspectos importantes: la brillantez (el reflejo de la luz blanca en la superficie y en el diamante), el fuego (los destellos de color, causados por la dispersión de la luz en el diamante) y el centelleo (los destellos de luz y oscuridad (brillo) cuando el diamante se mueve).

Sistema de calificación

Al igual que con la claridad y el color, el corte se evalúa mediante un sistema de clasificación:

  • Excelente: refleja la cantidad máxima de luz
  • Ideal: refleja casi toda la luz que ingresa sobre el diamante
  • Muy bueno: refleja casi tanta luz como los que tienen un corte ideal
  • Bueno: refleja suficiente luz
  • Aceptable: refleja una cantidad razonable de la luz
  • Pobre: refleja una pequeña cantidad de luz

En BAUNAT buscamos acercarnos a la perfección y sólo usamos diamantes de excelente calidad. Para encontrar un precioso anillo solitario has llegado al lugar correcto.

Share on:
GERD VAN DE VEL