Al comprar una joya, la elección del metal precioso es tan importante como la de los diamantes y/o piedras preciosas. Los anillos solitario de platino han aumentado sus ventas gracias a su durabilidad, pero también los de oro amarillo y blanco siguen siendo tendencia. El oro rojo ha aumentado la demanda en los últimos años, pero todavía no es habitual en los anillos solitario. Es por esto que quiero darle a este metal precioso un poco de atención adicional.

Aspecto único

El oro rojo es una muy buena opción para joyería, al igual que el oro amarillo y el blanco, pero no es tan común. El metal precioso está aumentado popularidad, especialmente entre los anillos de compromiso. Los anillos solitario de diamantes en oro rojo vintage tienen una apariencia única y quedan preciosos cuando se combinan con una alianza de boda en oro rojo. Cuando se combina con un anillo de oro blanco o de oro amarillo, será más artístico y extravagante. Combinar varios colores de oro no es una mala elección, todo lo contrario; refleja cierta creatividad. Esto es perfecto para los que se preocupen menos por las tradiciones y les guste destacar.

Durabilidad

El oro rojo tiene una durabilidad alta. Gracias a la presencia de cobre, este color de luz es el más fuerte de los tres colores de oro. Es una aleación sólida, pero con una desventaja; el cobre puede provocar reacciones alérgicas. El oro rojo no se considera un metal hipoalergénico. Por lo tanto, la gente con piel muy sensible es mejor que escoja un anillo solitario de oro amarillo o blanco, o mejor aún, plantino.

El oro rojo es una muy buena opción para las personas con un tono de piel cálido, aunque queda muy bonito en con una piel más clara. Con un tono más pálido del invierno, o con las pieles más morenas el verano, el oro rojo quedará bien durante todo el año. Los anillos solitario de oro rojo son una alternativa perfecta a los de oro amarillo u oro blanco. Nosotros en BAUNAT contamos con una amplia gama de anillos de diamantes, sea cual sea el color de oro que prefieras.

Share on:
GERD VAN DE VEL