El anillo de compromiso es una tradición que se remonta a la época romana. En ese momento, el anillo representaba ambas manos enlazadas entre sí. Este símbolo tiene su origen en el término "mani in fede" italiano. En el momento que se entregaba la dote y los intercambios de regalos, significaba que el contrato quedaba cerrado. Hoy en día, los anillos tienen una forma y consistencia diferente. El anillo rematado con un diamante es un buen ejemplo.

Popularización del diamante

El uso de los diamante en la fabricación de los anillos de compromiso se popularizó en el siglo XIV, tras el descubrimiento de diamantes en Sudáfrica. En 1888, la compañía De Beers hizo todo lo posible para adquirir la mayoría de las explotaciones en bruto de esta piedra preciosa. Tardó un siglo de monopolizar el mercado y controlar el precio de los diamantes.

De Beers consiguió darle un gran valor a esta piedra preciosa y que sea uno de los símbolos más populares relacionados con el matrimonio. En 1947, su campaña de publicidad transmitió una idea nueva con mucha fuerza: la pureza y la dureza del diamante están asociados con la noción eterna del amor y la sinceridad de los sentimientos. El lema dice "Un diamante es para siempre", literalmente "a diamond is forever".

El análisis de un diamante

Antes de elegir un anillo de compromiso con un diamante, es aconsejable tener en cuenta las 4Cs: corte, quilates, claridad y color. El corte se refiere al corte de la piedra. Cuando se corta perfectamente, la luz se refleja de una faceta a otra y descompone el color de esa luz.
El peso se expresa en quilates. 1 quilate es igual a 0,20 g y 1 quilate puede ser dividido en 100 puntos. Un diamante de 0,75 puntos es igual a ¾ de quilate.

La claridad de un diamante se evalúa por la presencia o ausencia de defectos. Cuantas menos imperfecciones, mayor será el valor.

En cuanto a los colores, se realiza la evaluación en una escala de la D a la Z. El diamante D es incoloro y el más valioso.

Aumento de los precios del diamante en 2015

El precio de los diamantes está destinado a aumentar en los próximos años. Mientras que muchos predicen el fin del reinado del oro como una inversión segura, los inversores están recurriendo cada vez más a las piedras preciosas, incluyendo diamantes.

Precios en aumento

Los inversores tienen un valor seguro para sus activos. El oro ha desempeñado este papel desde hace mucho tiempo, pero el mercado del oro se ha vuelto demasiado versátil. Necesitan un producto cuyo precio sea lo suficientemente fuerte como para soportar las diversas crisis económicas. Este producto podría ser el diamante. Con un valor intrínseco que se debe a su belleza y rareza, no se ve influenciada por los conflictos geopolíticos, la política o por las crisis.

Su precio está destinado a aumentar a un ritmo constante en los próximos años por lo que es una inversión a largo plazo. Este año, los profesionales esperan un aumento del 3 al 4%, esta tendencia está impulsada por una fuerte demanda.

Demanda sostenida

La parte más interesante es la de los mercados emergentes, especialmente China, en segundo lugar en el mercado mundial de diamantes. En diez años, el entusiasmo de China por los diamantes ha crecido considerablemente. Este es el resultado de los niveles de vida de la clase media china. Cabe destacar que más y más parejas están comprando anillos de compromiso de diamantes. China constituye el 13% del mercado mundial y el margen de incremento es aún mayor, ya que sólo el 20% de los habitantes de las ciudades tienen un diamante, dato analizado por De Beers, frente al 70% en los Estados Unidos. Al ritmo de progresión actual, el mercado chino podría superar a la de los Estados Unidos dentro de unos quince años.
El diamante es más que nunca una inversión segura, no sólo porque la demanda es cada vez mayor, sino también porque la producción está disminuyendo. Según los analistas, el pico de producción se alcanzó en 2006 y los nuevos yacimientos son escasos

 

Share on:
GERD VAN DE VEL